Un adiós adecuado

¿Por qué es importante?

Todas las civilizaciones tienen rituales de despedida, fiestas que significan un paso más allá y que ayudan a la familia y a la comunidad a evolucionar emocionalmente.

En la liturgia de despedida, la familia se une para recordar al difunto y, en este homenaje, construye una fiesta en su recuerdo, en la que el ser querido es el protagonista.

El ritual del luto se construye en buena parte en función del último adiós. Un adiós adecuado, “tal y como a él le hubiese gustado”, es nuestra manera de rendir el último homenaje a aquella persona que nos abandona.

El ritual es clave para la familia, en tanto que hace partícipe de su dolor al entorno próximo y crea comunidad en un momento en el que puede encontrarse desamparada.

Un adiós adecuado es, pues,
un agradecimiento a la vida.